¡¡¡Ayyyyyy…. mi Pepa!!! Me pidió que le hiciera una libélula con dos únicas premisas: grande y con piedras. Nos pusimos manos a la obra para diseñar algo que en principio nos parecía fácil, ya que las premisas lo eran, pero la realidad fue otra. Había que solventar problemas tales como el peso, dimensiones, grosores de las piedras, etc. El reto debemos admitir que fue muy grande pero a cambio obtuvimos, nosotras y Pepa, una satisfacción enorme. Por preciosa, por ejecución, acabado y por haber superado sus expectativas con creces.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies