Sus vidas se cruzaron gracias al alquiler de una cochera y un año después celebraban su aniversario con una cena especial, una canción que Natalia escribió para él y con unos gemelos como regalo que simbolizaban su unión. Ella decía que su amor duraría hasta el infinito y él la llamaba “gorrión”; de ahí nacieron ellos. Duros, fuertes, contundentes y preciosos como el amor que ellos desprenden.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
1
¡Hola!
¿puedo ayudarte en algo?
Powered by